domingo, 7 de septiembre de 2014

Seguimos con aire de juventud



Vemos brillar en el fondo de nuestra alma una luz pequeña… ¡Esa luz es  nuestra VOCACIÓN!..







Cuando una joven ha abierto su corazón a Dios y se ha dejado fascinar por él, comienza a preguntarse ¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿A quién se la voy a entregar? ¿Tendré vocación religiosa?

Cuando una joven abre los ojos ante la realidad y logra afligirse con el dolor de los demás y tiene ganas de construir un mundo distinto, comienza a preguntarse ¿Hasta dónde estoy dispuesta a amar? 











Para resolver estas preguntas se necesita un tiempo y espacio propicio para encontrarse consigo misma más profundamente y con JESÚS.






Hoy nosotras ofrecemos en esta etapa de P.V. herramientas y espacios que ayude  a las jóvenes a percibir en su interior esa luz .







 Hoy vivimos una  experiencia de servicio a los más necesitados.









Salimos muy animadas de casa de Pastora “La Morocha”a seguir profundizando la acción de Dios en  nuestras vidas, ofreciendo en gratuidad todos los dones que hemos  recibido.













 Acompañemos a estas jóvenes, desde nuestra cercanía y oración  en ese proceso de conocimiento de Jesús y su proyecto, para que sigan descubriendo lo que Dios quiere para cada una.


La misión no es cuestión de tarea y de eficiencia,sino de pasión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario