Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

El Papa Francisco sorprende ...

El confesionario no es una lavandería ni una sala de tortura es un momento para recibir y vivir la misericordia ¡Genial!

Comunicación e invitación.

Con nuestras familias

El Día E de la Familia, es una jornada de sensibilización y reflexión,  para analizar cada uno de los componentes de la calidad. Las familias  son fundamentales y muy valiosas para lograr que los resultados educativos sean  cada día mejores. 

Disfrutamos de esta actividad

Celebramos la semana del P.Luis,una semana muy especial...Nuestro lugar de reunión es  el patio del colegio, colorido y alegre; es una semana muy especial, ya que la expresamos con canciones, dibujos, vídeos y es el mismo P. Luis, representado por el profesor José Luis, que nos hace disfrutar y vivirlo como si estuviera presente con nosotros. Nos tomamos fotos,lo pasamos muy bien,nos reímos mucho y juntos, disfrutamos de esta actividad. 










GRACIAS P.Luis,porque seguimos con tu obra, desde aquí en Manizales y tenemos el placer de decir con letras bien grandes y con la voz muy alta:
¡ GRACIAS Y FELICIDADES.!

Trabajo en equipo,

¡Bienvenido al Día E, el Día de la Excelencia Educativa!
  Colegios, profes, rectores y estudiantes de todo el país se unen para trabajar por la excelencia educativa.

La Jornada ha tenido como propósito principal realizar un espacio de reflexión y  reconocer metas y acciones que el  colegio  se han planteado de cara a la calidad educativa

El Señor sigue llamando,no lo dudamos

¡Con Él, viento en popa y a toda vela!

Coge la barca, sí, aquella que no tiene amarras, la que te permite navegar según tu querer.
Coge el timón de tu vida y escoge rumbo: norte o sur, este u oeste... pero déjate llevar por las olas, ellas te llevarán a tierra.


Jesús sigue enamorando el corazón de mujeres jóvenes que se arriesgan, que apuestan y que se lanzan a esta aventura.
Qué bueno que es navegar con  ÉL.


P.Luis Pérez Ponce

¿Lo escucho?

Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha. Si el afligido toca a mi puerta, ¿lo escucho?